galletas de aceitunas rellenas de queso

#Aperitivos, entrantes y tapas 31 julio 2020

Mira que estas galletas dan el pego. parecen oreos de verdad....

en mi casa se chuparon los dedos, no dejaron ni las migas, menos mal que me dio tiempo hacer la foto jijiiiii




Galletas de aceitunas rellenas de queso



Ingredientes 24 galletas


Masa de galletas


600 g de aceitunas negras sin hueso


200 g de harina de repostería


90 g de mantequilla fría


1 huevo


2 cucharadas de semillas de sésamo negro


Relleno


60 g de queso parmesano


175 g de queso mascarpone


Preparación


Masa de galletas


Precaliente el horno a 110ºC (mejor con aire).


Reparte las aceitunas bien escurridas en la bandeja del horno forrada con papel de hornear y hornea durante 3 horas (110ºC) o hasta que las aceitunas estén totalmente deshidratadas. Retíralas del horno y deja enfriar.


Pon en el vaso las aceitunas deshidratadas y pulveriza 20 seg/vel 10.


Agrega la harina y mezcla 10 seg/vel 5.


Con la espátula, baja la mezcla hacia el fondo del vaso. Incorpora la mantequilla y el huevo y mezcla 15 seg/vel 6. Forma una bola, envuélvela en film transparente y deja reposar 30 minutos en el frigorífico.


Con ayuda del rodillo, estira la masa entre 2 plásticos hasta que tenga un grosor de 6 mm. Espolvorea la superficie con el sésamo negro y pasa el rodillo suavemente por encima (sin apretar) para que las semillas se integren y queden pegadas. Con un cortapastas, corta círculos de Ø 4 cm y colócalos en la bandeja del horno forrada con papel de hornear. Deja reposar en el frigorífico.


Precalienta el horno a 180ºC.


Introduze la bandeja con las galletas en el horno y hornea durante 17-18 minutos a 180ºC. Mientras tanto, prepara el relleno.


Relleno


Pon el queso parmesano en el vaso y ralla 15 seg/vel 10.


Incorpora el queso mascarpone y bate 20 seg/vel 4. Retira a un bol y reserva en el frigorífico. 


Montaje


Cuando las galletas estén frías, haz bolitas con la crema de queso y aplástalas hasta que tenga el tamaño de las galletas. Pónlas encima de la mitad de las galletas y cúbrelas a modo de sándwich con la otra mitad. Reserva en el frigorífico y sirve como aperitivo.